Los pueblos más bonitos de la Costa Brava

Que la Costa Brava es uno de mis lugares favoritos en el mundo no es ningún secreto. En este post encontrarás los pueblos más bonitos de esta zona de la costa catalana, aquellos que hay que ver y disfrutar una vez en la vida, por lo menos.


Los pueblos que encontrarás en esta lista son ideales para organizar un road trip por la zona en cualquier época del año. La mayoría son de origen medieval y tienen rincones muy pintorescos. Otra característica común es que son pequeños y se pueden recorrer dando un paseo. Y lo mejor, todos ellos se pueden combinar con días de playa, cultura y buena gastronomía.


Si además de esta lista te apetece conocer más sobre esta zona no te pierdas los posts que tenemos publicados:


- Imprescindibles Costa Brava.

- 10 planes diferentes para disfrutar del Empordà.


Aquí tienes nuestro Top 10 con los pueblos más bonitos de la Costa Brava:


1. PERATALLADA


Peratallada es uno de los pueblos más bonitos de Cataluña, así que es parada obligatoria sí o sí. Se trata de un conjunto medieval perfectamente conservado y que se recorre a pie. Está formado por casas y calles de piedra llenas de rincones con mucho encanto. Es uno de esos lugares donde es difícil dejar de hacer fotos.

Sus plazas, sus arcos y las casas decoradas con flores te enamorarán. Además encontrarás restaurantes con decoración muy cuidada y tiendecitas de artesanías. Al atardecer en verano la luz es mágica.


Hay varios lugares que no te puedes perder: El Carrer d’en Vas, con la esquina más fotografiada del pueblo, la Torre de l’Homenatge, la Plaza de los Esquiladores, la Plaza de les Voltes o la Iglesia de Sant Esteve, justo fuera de la muralla… Es imposible no salir enamorado de este pedacito del Empordà.

Buscar dónde dormir en Peratallada

2. CADAQUÉS


Quizás el pueblo más famoso de toda la Costa Brava, refugio de Dalí y otros artistas, que han encontrado en este pueblo del Alt Empordà su lugar en el mundo.


El pueblo invita a perdese por sus calles empinadas de piedra, sus casas blancas de puertas de colores vivos y sus galerías de arte. Es un lugar para saborear sin prisas. Cada calle, cada rincón cuenta una historia… La composición de sus calles y su olor a salitre enamoran. El encanto del pueblo reside en que se ha quedado atrapado en el tiempo manteniendo sus orígenes.

Te recomiendo que rec