• Ester

Ruta por Laos en 18 días


Recordamos nuestra ruta por Laos en 18 días con una sonrisa. Laos es un país donde el tiempo tiene otro ritmo. Es el país de la calma y el verde infinito. La naturaleza envuelve todo lo que tu vista alcanza. Tiene la suerte de estar situado entre grandes países como son Tailandia, Camboya y Vietnam, lo que hace que muchas veces los viajeros se olviden de marcarlo en su ruta, y no saben que dejan atrás uno de los países más auténticos del Sudeste Asiático.

Nuestros días por Laos, se contagiaron de la calma del país, y aunque nuestra ruta en un principio iba a ser más ambiciosa, decidimos disfrutarlo sin prisas. El resultado fue un regalo: tres semanas rodeados de naturaleza y saboreando cada día sin mirar el reloj. Volvimos a sentirnos salvajes y libres, aislados del ritmo real de nuestro día a día. Disfrutamos de saltar descalzos en los charcos, de largos paseos en bicicleta, de ver a los niños jugar en la calle, de los atardeceres con una Beerlao bien fresquita…

Nos sentimos muy afortunados, porque teníamos ante nosotros grandes paisajes y no los teníamos que compartir con cientos de turistas más. Todo estos momentos hacen que guardemos muy buenos recuerdos de los días que pasamos recorriendo este país.

Llegamos a Laos después de tres semanas por Malasia y unos días alucinando con los templos de Angkor… veníamos con el listón alto y las ilusiones por las nubes, y este país siguió alimentando estas sensaciones de principio a fin.

Nuestra ruta duró 18 días. 18 días rodeados de cascadas, montañas, arrozales, búfalos de agua… y en los que nos cruzábamos con más animales que personas a lo largo del día. ¿Suena bien, verdad?

Todos los traslados los hicimos por carretera, en bus público o vans privadas. Los horarios son los que son y las carreteras también, así que es un país en el que entrenas la paciencia. Eso sí, los paisajes que veréis a través de la ventanilla, os harán que os centréis en el camino y no en la llegada. Los baches también ayudarán a que no os durmáis, avisados estáis!

Nuestro itinerario fue:

  • 4000 mil islas (3 noches)

  • Pakse - Bolaven Plateau (2 noches)

  • Vang Vieng (3 noches)

  • Luang Prabang (5 noches)

  • Sayaboury- Elephant Conservation Center (1 noche)

  • Nong Khiaw (1 noche)

  • Muang Ngoi Neua (1 noche)

Al final de este post encontraréis nuestra ruta detallada día a día.

Nosotros entramos por el sur del país cruzando por tierra la frontera de Camboya, con fama de ser la más corrupta de Asia, y que evidentemente estuvo a la altura de su fama (ya os lo contaremos en otro momento). Una vez que nos estamparon el sello en nuestro pasaporte, subimos a la camioneta que nos esperaba y supimos que empezábamos una gran aventura. Nuestro primer contacto con el Mekong fue con el atardecer de fondo, así que nos olvidaramos rápidamente del timo de la aduana y de las 10 horas que llevábamos encajados en una van cual piezas de tetris. Y así llegamos a la primera parada de nuestra ruta por Laos en18 días

  • SHI PHAN DON: LAS CUATRO MIL ISLAS

Shi Phan Don o las cuatro mil islas son uno de los lugares más auténticos que hemos encontrado viajando. Si el tiempo en general en Laos se ralentiza, allí concretamente se detiene, y todo va a otro ritmo. Que este fuera nuestro primer contacto con el país fue un choque fuerte. Realmente no teníamos muy claro que encontraríamos y el escenario llamó nuestra atención desde el primer minuto.

Se trata de pequeño islotes formados en el río Mekong. El número de islas depende del nivel del agua, ya que durante unos meses algunas quedan por debajo del nivel del río y desaparecen. No son islas paradisíacas, son islas rurales, con condiciones adversas como inundaciones en la época de lluvias, pero son de lo más auténtico que encontraréis en el sudeste asiático. Es como retroceder a otra época, donde los niños pasan el día jugando en la calle, los animales andan sueltos, no hay vehículos a motor, quitando unas cuantas motos, y los búfalos de agua se pasean a sus anchas por los caminos. El medio de transporte a oficial son unas lanchas con un motor que hace un ruido horrible. Los días allí se resumen en paseos en bici recorriendo las dos islas principales, relax en la hamaca contemplando el Mekong y bonitos atardeceres con una Beerlao en mano.

  • PAKSE: BOLAVEN PLATEAU

Nuestra siguiente parada fue Pakse. El punto de partida para iniciar un loop por el Bolaven Plateau, una ruta que transcurre entre aldeas y cascadas. Llegamos hasta aquí sin saber como haríamos el loop, ya que ninguno de los dos hemos conducido anteriormente moto y nos daba miedo que nuestra primera vez fuera por las carreteras de Laos (en esta zona están mucho mejor de lo que pensábamos). Así que al llegar fuimos a investigar, nuestra idea era alquilar coche e ir por libre, pero todo lo que nos ofrecían era caro y sin seguro, por lo que rechazamos la idea. Finalmente negociamos con un taxista para que nos llevara hacer el loop corto por el Bolaven Plateau. Nosotros le marcamos lo que queríamos ver y el fue nuestro chófer por dos días, lo que nos dio mucha más libertad que un tour organizado. Si sabéis conducir moto sin duda es la mejor opción para recorrer. Esta zona nos regaló poblados muy auténticos, cascadas y naturaleza allí donde miraras. Además la zona es famosa por sus plantaciones de café así que también hicimos alguna parada para degustarlo.

  • VANG VIENG

Fue una de las mejores partes del viaje. Los paisajes más espectaculares que vimos en Laos están en esta zona. El paisaje más bonito que han visto mis ojos está aquí.

Son muchos los viajeros que lo tachan de su ruta debido a su mala fama por el turismo desfasado y el tubbing, que consiste en descender el río subido en un neumático de caminón haciendo varias paradas para ir bebiendo alcohol, y que evidentemente ha acabado con la vida de muchos turistas. Pero no nos engañemos Vang Vieng es mucho más que el tubbing, de hecho nosotros al ser temporada baja no vimos a nadie haciendo tubbing, pero lo que nos ofreció esta zona fue de lo mejor de nuestro viaje.

Vang Vieng se encuentra en una zona rodeada de montañas kársticas, arrozales, lagunas donde bañarse y caminos por los que perderse. Nuestros días allí consistieron en alquilar una bici y llegar a nuestro aire a todos los sitios. La otra opción es alquilar moto.

Nos pasamos los días haciendo trekkings, bañándonos en lagunas naturales, visitando cuevas… paseando en bici con la compañía de paisajes espectaculares. La verdad es que fue llegar y enamorarnos por completo.

Nuestra primera idea desde aquí era trasaladarnos hasta Kon Lor, para visitar su impresionante cueva, pero nos avisaron que la zona había estado cerrada los días previos debido a unas fuertes inundaciones, y descartamos pegarnos un tute de más de 12h si nadie nos aseguraba que podríamos disfrutar de la zona. Ya tenemos una buena excusa para volver, ya que el centro del país también debe tener paisajes espectaculares.

  • LUANG PRABANG

Luang Prabang, es una de las ciudades más místicas y bonitas del Sudeste Asiático, y sin duda la ciudad más bonita de Laos. Por ello está reconocida como Patrimonio Mundial de la Unesco. Las calles del centro de estilo colonial, son el reflejo de lo que fue su pasado francés. La ciudad está llena de templos, monjes que salen al amanecer en procesión para recoger las ofrendas.

Llegar a Luang Prabang fue como volver a la civilización después de dos semanas asalvajados por el sur del país. En sus calles encontraréis muchos restaurantes con encanto, un mercado nocturno lleno de vida y. muchos rincones por los que perderse.

El mayor protagonista de la ciudad es el Mekong, y las cascadas Kuang Si, una de las cosas que no os podéis perder si visitáis la ciudad.

Cuando os hablemos detenidamente de Luang Prabang os contaremos que lugares no os podéis perder para disfrutar de la ciudad al máximo.

  • SAYABOURY - ELEPHANT CONSERVATION CENTER

Laos hace años era conocido como el país del millón de elefantes, ahora quedan muy pocos en libertad, por eso ir a este centro era una de las cosas que más ilusión nos hacía de nuestro paso por Laos. Desde Luang Prabang nos escapamos dos días a este centro de Conservación de Elefantes. Eran dos de los días más esperados del viaje. Soñábamos con estar allí y lo que vivimos fue mucho mejor que cualquier idea previa. El paisaje antes de llegar nos enamoró por completo y la experiencia fue muy especial.

Conocimos muchas cosas de la vida de los elefantes, de manos de expertos, y en todo momento fuimos espectadores, intentado alterar lo mínimo las rutinas de los elefantes, ya que el objetivo del centro es que puedan volver a vivir en libertad. El lema es “Let the elephants be elephants”. De dos días solo estuvimos en contacto directo con los elefantes unos 10 minutos. Fueron dos días en los que aprendimos muchísimo sobre este animal tan especial. La labor que hacen es verdaderamente espectacular. En breve os contaremos todo más detenidamente, porque creemos que es un proyecto de turismo responsable muy enriquecedor.

  • NONG KHIAW Y MUANG NGOI

Nong Khiaw y Muang Ngoi fueron los dos pueblos del norte de Laos que decidimos visitar, ya que teníamos un vuelo para volar a Vietnam desde Luang Prabang y no podíamos alargar más el viaje. Ambos se encuentran situados a orillas del Mekong, parados en el tiempo y con unos paisajes salvajes, rodeados de montañas impresionantes y arrozales. Son paz y calma, el lugar más tranquilo en el que nos hemos alojado nunca. A penas hay coches, ni ruido, ni gente. Es un auténtico paraíso.

Aunque el tiempo no nos acompañó mucho estos últimos días, aprovechamos para hacer trekkings hasta poblados cercanos, pasear, sentarnos a descansar con vistas al río y contemplar tanta belleza.

Hasta Nong Khiaw se puede llegar por carretera desde Luang Prabang, pero para llegar a Muang Ngoi es necesario hacerlo en barco, atravesando el Mekong. Los paisajes que encontraréis os aseguro que los guardaréis en vuestras retinas para siempre. Nos hubiera gustado pasar más tiempo y descubrir más rincones. Os recomendamos que si estáis pensando en ir hasta allí les dediquéis más tiempo del que tuvimos nosotros, ya que nos quedamos con ganas de más.

A continuación os dejo nuestra ruta día a día, para que veáis como distribuimos los días. Más adelante iremos añadiendo diferentes post sobre nuetsros alojamientos y qué ver en cada una de las zonas. Sino podéis esperar siempre os podéis poner en contacto e intentaremos daros toda la información que necesitéis. Siempre lo digo y aprovecho para volver a repetirlo, esta es simplemente nuestra hoja de ruta, os animamos a que hagáis vuestro viaje a vuestra medida, y que vayáis a aquellos lugares que os llenen y que os hagan felices. Nosotros en este viaje nos saltamos visitar la capital del país, porque buscábamos naturaleza, pero eso no significa que vosotros tengáis que prescindir de ella. Sin embargo, nos quedamos con muchas ganas de conocer la zona de Kon Lor y el centro de Laos. No es la ruta perfecta, es la nuestra, y os la dejamos aquí para que tengáis una orientación para montar la vuestra.

Si os apetece saber cómo siguió nuestro viaje en este enlace encontraréis nuestra ruta por Vietnam. En Instagram también podréis encontrar todos los "Stories" del viaje y más fotos.

Sin duda Laos, es uno de los paises que más nos ha marcado. Su naturaleza y su calma nos atrapó e hizo que entráramos en sintonia con el país. Disfrutamos mucho cada uno de los días que pasamos allí. Nos repetimos muchas veces la suerte que teníamos de ver esos paisajes tan espectaculares. Y nos sorprendió mucho los pocos turistas que encontramos, lo que aún hacía más especial algunos paisajes. Sus gente reservada, pero servicial también ayudó a que el recuerdo que tenemos del país sea tan bueno. Os animamos a que vayáis a descubrir todo lo que esconde, aunque con la esperanza de que no se vuelva un destino masificado, porque es ahí donde reside la paz y la magia de este país.

¡Gracias por acompañarnos un viaje más!

#Laos #Asia #SudesteAsiático #Ruta

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Descuentos

Soy Ester. Adicta a la vida, los viajes y las fotos.

Si has llegado hasta aquí es porque tú, igual que yo eres un amante de los viajes."

Yo llevo ya muchos años con el ansia viajera en vena. Mi pregunta favorita es:

¿Dónde nos vamos? ...