• Ester

San Blas... El paraíso existe!


¿Alguna vez has pensado con quién te irías a una isla desierta? Pues decídelo ya, porque te vamos a contar una experiencia viajera que te va a dar muchas ganas de hacer la mochila e ir a descubrirlo por ti mismo! El paraíso existe y está en San Blas!

Cierra los ojos y piensa en una isla llena de palmeras, una cabaña a pie de playa, una hamaca, agua cristalina y un cielo estrellado solo para ti… este paraíso, pero mejorado, existe y está en Panamá! Y seguramente se parecerá bastante a esa imagen que a todos nos viene a la cabeza cuando pensamos en una isla paradisíaca. Y cuando estés allí descubrirás que las estrellas no están solo en el cielo…

Nosotros tuvimos la suerte de vivir esta experiencia a lo largo de tres días en el archipiélago de San Blas, también conocido como Guna Yala, concretamente en Isla Chichime y creo que no olvidaré nunca la sensación de irte a dormir oyendo el sonido del mar y despertarte con la brisa que atraviesa el cañizo de la cabaña. O despertarte caminar 10 pasos y estar bañándome en un mar de un azul tan bonito.

Como ya os contamos, Panamá fue un viaje de sorpresas y de expectativa superadas, y San Blas fue una de las primeras etapas del viaje y nos dejó con la boca abierta desde el minuto cero. Volveríamos mil veces más!

Si queréis conocer el resto de nuestra ruta por el país podéis hacer clic aquí.

San Blas o Guna Yala, es un archipiélago pérdido en el Caribe ¿Suena bien, verdad?. Si a esto le sumas un mar donde verás todos los tonos de azules que existen, miles de estrellas de mar, delfines, un fondo marino espectacular, hamacas, palmeras y paz… la mezcla es única. Es uno de los destinos donde más he desconectado del resto del mundo.

Muchas veces durante nuestros tres días allí, costaba creer que no era un sueño lo que estábamos viviendo.

Si te gusta viajar con muchas comodidades y los hoteles de lujo, no sigas leyendo, pero si os apetece a auténtica AVENTURA, te gustará imaginarte allí. Para nosotros fue una experiencia increíble y queremos compartirla con vosotros y os queremos contar todo lo que necesitáis saber si un día decidís ir a descubrirlo por vosotros mismos. Al final del post tenéis el presupuesto de esta experiencia.

UBICACIÓN DEL PARAÍSO...

Dicen que en San Blas o Guna Yala, hay una isla para cada día del año, ya que el archipiélago está formado por más de 365 islas. De ellas solo unas 80 están habitadas.

Este archipiélago, se encuentra en el noroeste de Panamá en las aguas tranquilas y cálidas del Caribe. Limita al sur con las provincias de Emberá y Darién, y al este con Colombia.

Durante siglos esta región ha estado aislada del resto del mundo y está habitada por los Gunas, una etnia indígena de Panamá.

CONOCER EL PUEBLO GUNA...

Conocer su forma de vida y sus tradiciones es otro de los atractivos de este viaje… aunque siempre hay que hacerlo desde el más absoluto respeto hacia ellos y hacia su tierra.

Viajar a una comunidad guna es un viaje en el tiempo. Allí parece que todo se detuvo hace siglos y ellos han conseguido mantener sus costumbres ajenos a este mundo con prisas y rodeados de tecnología en el que nosotros estamos acostumbrados a vivir…

Lo mejor, es que a diferencia de otros lugares y comunidades indígenas no vas a ver un decorado o a unas personas vestidas para los turistas… en San Blas te vas a adentrar en un territorio que pertenece a los gunas, y donde observarás su forma de vida y sus tradiciones en su día a día… sin postrero.

El origen de los Gunas tiene aún varios misterios, aunque se cree que proceden de Colombia. Lo que sí que se sabe es que una gran parte de la población Guna habita el archipiélago de San Blas desde hace más de 2 siglos y que se estima que la población total supera los 50.000 gunas y se divide en 49 comunidades diferentes.

Los gunas son un pueblo sencillo que sobreviven de la pesca. Y que se abastecen de todo lo que necesitan a través de sus botes.

El pueblo Guna se caracteriza por ser un pueblo amante de sus propias tradiciones y que lucha por mantener su propia identidad y su propio idioma. Esto les llevó a iniciar una guerra contra el estado panameño en la que ganaron su propia autonomía y autogobierno, que les permite regular su economía, cultura y religión. En los únicos aspectos en los que el gobierno de Panamá tiene competencias son la educación y la sanidad.

La tradición de los Gunas gira entorno a Dios, la naturaleza y el cosmos. Tienen una amplia tradición oral y aman la naturaleza por encima de todo, de ahí se deriva el amor por su tierra.

Los gunas son buenos comerciantes y su economía se basaba principalmente en la venta de cocos. En la actualidad el turismo y la venta de molas y artesanía supone un gran porcentaje de sus ingresos.

Las molas son el traje típico de las mujeres guna y se han convertido en uno de los símbolos del país. Son prendas de vestir de colores alegres en las que se representa a través de bordados la naturaleza y la fauna. Además de las molas, las mujeres más mayores de la familia llevan tobilleras y brazaletes hechos con pequeñas cuentas de colores. Algunas de ellas también llevan una ralla negra de la frente a la nariz. Es fácil verlas en las islas cosiendo sus propias molas y creando las pulseras.

Las mujeres son el eje principal de la sociedad guna, se les considera las guardianas de las tradiciones y la gultura guna.

Los gunas en general son muy reservados, en especial la gente mayor de la comunidad. Por lo que no son muy amantes de las fotos. Aunque os tenemos que decir, que nosotros tuvimos la oportunidad de hablar con ellos y se mostraron muy amables.

El gobierno guna ha conseguido que ningún extranjero pueda tener propiedades o negocios en ninguna isla de la comarca. Todos los alojamientos y servicios turísticos están gestionados por los gunas.

LA MEJOR ÉPOCA PARA VISITAR SAN BLAS...

Panamá tiene un clima tropical, que se divide en la estación seca y la lluviosa.

La estación seca va de diciembre a abril, y aunque los días son más soleados y menos húmedos, el mar suele estar más agresivo en esta época.

En la estación de lluvias que empieza en mayo, hay tormentas casi a diario y más humedad en el ambiente, en cambio el mar está en calma.

Después de lo vivido me veo en la obligación de deciros que cualquier momento es bueno para visitar San Blas… si tienes la oportunidad de ir no la dejes pasar pensando que es la estación de lluvias… Nosotros nos pasamos las semanas previas al viaje mirando el tiempo y siempre ponía que llovería… La verdad es que nosotros tuvimos mucha suerte con el tiempo, y de los tres días que pasamos allí, llovió una noche y una mañana durante 10 minutos. Y aunque se nubló en algún momento, el resto del tiempo brilló el sol con fuerza… Así se ve el paraíso justo antes de la tormenta...

CÓMO LLEGAR AL PARÁISO...

Existen tres formas de llegar a San Blas.

  • Coche 4x4: Desde el 2009 es posible llegar por carretera a la comarca. Se puede hacer con un todoterreno de alquiler o bien contratando el servicio de traslado en 4x4 compartido. Os recomendamos que contratéis el traslado, ya que es una carretera poco segura con muchos desniveles. Todos los alojamientos os ofrecerán este servicio a un precio de 50$ por persona ida y vuelta.

  • Avión: Air Panamá es la única compañía que ofrece este servicio y los precios son bastante elevados. Los vuelos paran en tres islas diferentes y salen desde el aeropuerto de Albrook en Ciudad de Panamá. Es necesario reservar los billetes con antelación.

  • Barco: Muchos viajeros llegan en velero al archipiélago desde Colombia, aunque también se puede salir desde la provincia de Colón. Normalmente las personas que escogen este tipo de transporte se alojan en el velero.

DÓNDE ALOJARSE EN SAN BLAS…

Lo más común cuando uno viaja a San Blas es alojarse en algunas de las islas que pertenecen a los Cayos Limones. Una cadena de más de 20 islas paradisíacas de una belleza espectacular. También es uno de los puntos preferidos de los veleros que navegan por la zona.

En estos cayos se encuentran algunas de las islas más conocidas y bonitas del archipiélago. Es cierto que todas las islas son muy parecidas entre sí. Se diferencian en tamaño, número de palmeras, y alojamientos que ofrecen. Para que os hagáis a la idea a la mayoría de ellas se les puede dar la vuelta en menos de 20 minutos caminando.

Todas las islas de los Cayos limones ofrecen playas tranquilas gracias a los arrecifes que las rodean, llenas de una gran vida marina y desde donde es fácil llegar a mar abierto donde se pueden observar peces más grandes, delfines, etc. Son un lugar ideal para hacer snorkel, relajarse y disfrutar del sol.

CÓMO ORGANIZAR TU ESTANCIA EN SAN BLAS...

Cuando empezamos a organizar la ruta teníamos clarísimo que uno de los platos fuertes de viaje sería San Blas, y no nos equivocamos. Creo que un viaje a Panamá no está completo si no conoces este pedacito de paraíso.

Os recomendamos que si tenéis claro que vais a ir lo reservéis con algo de antelación, ya que puede ser que no encuentres nada libre en la isla que quieras alojarte.

Nosotros decimos estar allí 3 días y 2 noches y creemos que pasar menos tiempo no te permite disfrutarlo tanto. Sale a cuenta estar más de un día, ya que el precio de ida/vuelta no varia estés lo días que estés. Eso sí, si por cuestión de tiempo no dispones de tanto tiempo, más vale pasar una noche en este paraiso que perdérselo!

Tuvimos la suerte de hablar con una amiga que había pasado unos días por Panamá y se había alojado en unas cabañas en una de las islas de San Blas, en Isla Chichime. Las cabañas se llaman Ogob Nega, y las encontramos anunciadas en Airbnb, por lo que nos fue fácil contactar con los Gunas que las regentan.

Cuando nos confirmaron que había disponibilidad los días que teníamos pensado ir, ellos nos ofrecieron todas las facilidades para organizar los traslados desde Ciudad de Panamá a la isla y la vuelta de nuevo a Ciudad de Panamá.

Lo único que pagamos por adelantado fue la reserva de dos noches en la cabaña, el resto lo pagamos al llegar allí. En todo momento tuvimos una comunicación directa con el propietario.

Nos gusto mucho este trato directo y no tener intermediarios de empresas turisticas.

Nos recogió un 4x4 en nuestro hotel a las 5 de la mañana, y después de unas dos horas y media llegamos a la provincia de los Guna. Allí hay que pagar una tasa de entrada y entregar el pasaporte ya que registran las entradas y las salidas.

Desde allí te lleván a un embarcadero en el que te recogen en lancha para llevarte a la isla donde te vayas alojar. Aunque tienes la impresión de descontrol al llegar al embarcadero, hay que decir que ellos tienen muy claro a quien recogen y donde te tienen que dejar.

Es cierto, que este embarcadero no tiene nada de paradisíaco y cuestra creer que a unos 30min en lancha vayas a llegar a una isla desierta como esta!

UN HOTEL DE MIL ESTRELLAS...

Os prometo que cuando bajéis de la lancha en cualquiera de sus islas pensaréis que estáis soñando… la imagen es de postal. Pero también es importante que seáis conscientes que no vais a un resort de lujo, ni a un hotel con muchas comodidades… aunque para mi ha sido uno de los mejores lugares en los que he dormido…

Chichime, la isla que nosotros escogimos, es la última isla de los Cayos Limones, y por lo tanto de la cadena de islas que los componen es la que está más alejada del puerto de Cartí, a unos 45 minutos. Es una isla a la que se le da la vuelta en 20 minutos caminando. El Centro de la isla está lleno de palmeras, la playa está muy limpia, es de arena blanca, se ven unos atardeceres espectaculares y encontramos cientos de estrellas de mar.

El alojamiento en las islas de San Blas, es muy básico y no tiene muchos lujos materiales. Nosotros dormimos en OGOB NEGA, en unas cabañas hechas de cañizo, por las que pasaba la brisa y el sonido del mar a todas horas. Eso sí, llovió un rato una mañana y otro por la noche y no entró ni una gota de agua. Nuestra cabaña tenía suelo de madera (En otras islas algunas cabañas están construidas directamente sobre la arena) y luz las 24h (No teníamos ningún enchufe en la cabaña), teníamos que dejar el teléfono y la cámara cargando en la carpa común donde se encuentra el comedor.

El baño y las duchas están apartados de las cabañas. Eso sí os prometo una ducha con las mejores vistas que podáis imaginar.

Fuera de vuestra cabaña tendréis hamacas y sillas para descansar, leer y disfrutar del tiempo libre y las puestas de sol. Lo mejor empieza cuando cae la noche y el cielo se llena de estrellas. Es un placer disfrutar de ese cielo. Y despertarte cuando sale el sol, caminar 10 pasos y bañarte en el Caribe rodeada de estrellas de mar.

Cuando nosotros nos alojamos en isla Chichime solo había tres cabañas ocupadas, por lo que éramos muy pocas personas en la isla. En el otro lado de la isla descubrimos otras cabañas más simples donde vivían los Gunas.

En la isla también hay una carpa más grande, que es donde se hacen las comidas con el resto de viajeros y donde puedes comprar la bebida que necesites.

En otras islas de San Blas es posible alojarse en tiendas de campaña, cabañas más sencillas o bien en unas cabañas encima del mar. Eso ya dependerá de vuestro presupuesto y vuestras ganas de aventura. Pero os recomendamos mucho que paséis al menos una noche.

Os dejo un link para conseguir un descuento de 25€ en airbnb si aún no estáis registrados.

MANERAS DE DISFRUTAR DE UNA ISLA DESIERTA...

Estas islas son sinónimo de desconexión y tranquilidad, nosotros no paramos de hacer cosas, aunque también nos regalamos momentos de relax. Había momentos que te sentías como un superviviente en una isla desierta porque no veías a nadie más.

En el precio del alojamiento también están incluídas todas las comidas. Los Gunas son una comunidad bastante autosuficiente, y se encargan de pescar para sus huéspedes. Durante nuestras estancia comimos pescado, langosta y pulpo a la brasa. Todo recién pescado en el día y acompañado de ensalada y patacones. Os podéis imaginar lo bueno que estaba y el lujo que supone poder comer estas delicias a pie de playa. Lo único que no estaba incluído eran las bebidas.

En la estancia en la isla están incluídas excursiones a diferentes islas. Desde Ogob Nega, nuestras excursiones fueron las siguientes:

El primer día fuimos a visitar Isla Fragata, paramos a nadar en una piscina natural y fuimos a hacer snorkel a una pared de coral.

El Segundo día por la mañana junto con otra pareja negociamos con los Gunas de nuestra isla una excursión a los Cayos Holandeses, una cadena de unas 10 islas deshabitadas. Esta excursión no está incluída y la pagamos a parte. Para llegar desde nuestra isla tardamos casi 2h en lancha, pero merece la pena, porque encontraréis un mar de un azul inigualable y un fondo marino muy rico. Además en esta excursión paramos en un Sand Bank en medio del Caribe, paseamos por una isla desierta, nadamos en un banco de arena lleno de estrellas de mar gigante y tuvimos la suerte de ver delfines! Fue un día espectacular.

Por la tarde del segundo día lo aprovechamos para darle la vuelta a la isla donde nos alojábamos, hacer snorkel y disfrutar de la calma que se respira.

El tercer y último día fuimos a descubrir Isla Perro, una de las más conocidas y famosas por tener cerca de la orilla un barco hundido, interesante para hacer snorkel. Fue la que menos nos gustó porque había mucha gente por todas partes, aunque evidentemente la isla es preciosa.

Cada día disfrutamos del atardecer desde la orilla del mar y de un cielo estrellado difícil de superar.

QUÉ NECESITAS LLEVARTE A UNA ISLA DESIERTA...

Si ya tienes claro con quien te irías a este paraíso, ahora solo hace falta que sepas que tienes que meter en la mochila.

Nosotros dejamos el equipaje en el hotel en el que nos alojamos en Ciudad de Panamá y nos llevamos lo indispensable en una mochila más pequeña. Lo que no puede faltar en vuestra mochila es lo siguiente:


  • Bañador. Te vas a pasar el día en remojo.

  • Protector solar. El sol quema bastante en estas islas.

  • Gafas de snorkel y tubo. Allí te será imposible alquilar un equipo de snorkel.

  • Una bolsa estanca o impermeable, para que los aparatos electrónicos se salven de salpicaduras en las lanchas o posibles tormentas.

  • Tarjeta de memoria para la cámara, porque vas a querer fotografiar cada momento. Es un espectáculo!

  • Agua, bebidas o algo para picar entre horas. Excepto en Isla Perro, no existe ningún chiringuito ni nada por el estilo. En todas las Islas los Gunas os podrán vender bebidas, pero no podréis comprar nada para picar.

  • Dinero en metálico. Tendréis que pagar la estancia y demás en metálico.

  • MUCHO RESPETO por la cultura de los Guna y su tierra.

PRESUPUESTO VIAJE A SAN BLAS...

Os vamos a detallar los gastos que suposo para nosotros la estancia de 3 días y 2 noches en San Blas.

  • Traslado 50$

  • Lancha 30$

  • Impuesto entrada Guna Yala 20$

  • Impuesto entrada a otras islas 3$ x 3= 12$

  • Noche en Ogob Nega 60$x2 = 120$ (Incluído en el precio todas las comidas y las excursiones)

  • Excursión Cayos Holandeses 40$.

TOTAL: 272$ Por persona.

Os dejamos también el presupuesto total del viaje y los hoteles donde nos alojamos clicando aquí.

IMPORTANTE: Desde aquí os queremos pedir que no saquéis a las estrellas de mar del agua, ya que pueden llegar a morir.

Si os estáis preguntando si merece la pena,os tenemos que decir que SÍ! Volveríamos mil veces más a vivir esta experiencia!

Tenemos claro que si el paraíso existe, tiene que ser algo parecido a lo que vivimos en San Blas.

Os dejamos el vídeo de nuestra aventura en Panamá. Durante el primer minuto podréis ver nuestros días en San Blas. Esperamos que los disfrutéis y que os animéis a descubrir este país.

#SanBlas #GunaYala #Panamá #KunaYala #Paraíso #SanBlasIslands #Cayoslimones #CayosHolandeses

0 comentarios

Soy Ester. Adicta a la vida, los viajes y las fotos.

Si has llegado hasta aquí es porque tú, igual que yo eres un amante de los viajes."

Yo llevo ya muchos años con el ansia viajera en vena. Mi pregunta favorita es:

¿Dónde nos vamos? ...  

1/12
FullSizeRender (28)
IMG_20160708_171928
IMG_1363
FullSizeRender (24)
DSCN0875
IMG_4429_edited
Sobre mí

Soy Ester. Adicta a la vida, los viajes y las fotos.

                      -The best is yet to travel-

Leer más

 

© 2016 by Tengo Alma Viajera